martes, 2 de mayo de 2017

A Irma, por la nueva espera


  Ayer mientras desenredaba mi cabello, recordé quien me había regalado el cepillo, y entonces pensé lo mucho que se acerca una fecha importante para esa persona. Recuerdo que la conocí unos dias antes de terminar el año 2014 y fue en la iglesia. Convivimos un poco y me preguntó acerca de mi ciudad natal, lo grande que era, sus ganas de conocer mi tierra y finalmente junto a otras personas nos fuimos a cenar en el convivio que había en ese momento.

  Me despedí de ella dos días antes de regresar a casa; mientras yo platicaba me saludó con cierta distancia. Quien iba a decir que, dos años después en mi camino me volvería a topar con ella. La miré y no sé si fue mi poca intuición ó sólo fue suerte que reconocí un cierto aire aún más maternal y la forma en la que sonreía me decia todo: estaba embarazada.

  Recuerdo que en una ocasión íbamos en su camioneta con Naomí, una de sus niñas. Teníamos que entregar algunos pedidos de comida y ella me platicaba lo mucho que le gustaba tocar su mandolina. Me ha contado muchas veces la historia acerca de cómo se casó y la escucho de la misma forma que si fuera la primera vez; joven (muy joven), con 15 años reconoció al gran amor de su vida. Llegó la pequeña Keilah y con ella empezó a experimentar la maravilla de ser madre. Después Juan Alberto y enseguida Ezequiel. Tal vez pensó que la pequeña Naomí sería la última por el momento, pero ese "momento" cerró con borche de oro (al menos hasta ahora) con la espera de un nuevo ser.

  Hoy que está a dos meses de tener al pequeño Israel en brazos, no existe día que no hablemos de las ansias que sus amigas tenemos por conocerlo. Sé que Israel le dará aún más fuerzas de la que ya tiene, más cariño y amor para sus hijos y más brillo en su cara, pues Israel no es el primer hijo que va a tener, pero si el que sin duda traerá más y más motivos para levantarse cada día.

  Bienvenido Israel, sé que aún no llegas pero una de tus tías tiene las emociones a flor de piel por que estés entre nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario